miércoles, 13 de junio de 2018

Comunidad Indígena Territorial de Belén rechaza exploraciones mineras en territorio ancestral


Su más rotundo rechazo manifestó la Comunidad Indígena territorial de Belén, comuna de Putre, Región Arica y Parinacota, Chile, frente la realización de exploraciones mineras en el sector de Millune y su entorno, por parte de la transnacional Río Tinto, empresa de capitales anglo australianos.

Situación que alertó a la organización territorial que en asamblea rechazó este tipo de intervención por el inminente daño socioambiental que provocaría la actividad minera en la precordillera, solicitando información formalmente sobre el proyecto a Río Tinto.

“La Comunidad Indígena territorial de Belén, como dueña, protectora y defensora de su territorio y patrimonio, cuidadosa y respetuosa de nuestra Pachamama (Madre Tierra) se opone firme e irrevocablemente al desarrollo de la industria minera en el territorio de Belén, la comunidad conoce el daño irreparable e invaluable que esta actividad económica provoca al medio ambiente, sus recursos naturales, al patrimonio y a la salud de las personas”, señala la comunidad en la carta enviada a la sede Chile de la transnacional minera.

Sin embargo, la empresa respondió sin entregar el proyecto, indicando que el Código Minero, al concesionario le permite “catar y cavar libremente en terrenos abiertos e incultos, cualquiera sea su dueño”.  Añade en la misiva que se hallan en una etapa temprana de exploraciones, que implica perforar cuatro plataformas de sondajes.

Ante esta situación la comunidad de Belén se mantiene en alerta y no descartando nuevas acciones para conocer el detalle del proyecto que se despliega en su territorio ancestral.

Cabe destacar que Río Tinto posee el 30% de la propiedad de Escondida y lleva más de 20 años realizando exploraciones en Chile, con iniciativas como Palmani, Mamuta en la Región.





Por Leyla Noriega

lunes, 15 de enero de 2018

Taller de radio indígena en Arica emite primer ciclo de programas bilingües


“Qhantatina Arunakasa”, “Voces del Amanecer”, en español, es el nombre del programa radial que realizó el Taller de radio indígena, iniciativa que finalizó su segundo año formativo orientado a personas de pueblos originarios radicados en Arica.

“Qhantatina Arunakasa”, es un ciclo de cuatro programas radiales con secciones bilingües (español-aymara) de una hora, con entrevistas, música, relatos y conversaciones sobre temas que eligieron las y los integrantes del taller, tales como: medicina tradicional, derechos indígenas y lingüísticos, territorio, turismo e infancia indígena.

Este primer ciclo de programas, es producto final de 16 sesiones de trabajo, donde el grupo que se formó el año 2016, consolida su formación en derecho a la comunicación indígena y conocimientos básicos de producción radial.

Los programas de radio son emitidos en Arica, los sábados del 13 de enero al 3 de febrero, desde las 17.00 horas en radio Cappíssima en el 104.9 FM.

Taller

Cabe destacar que el taller de radio buscó fortalecer el derecho a la lengua materna de los pueblos indígenas mediante la revitalización del patrimonio cultural de los pueblos andinos en la Región, a través del desarrollo de un taller de radio indígena. Además de difundir y promover la cultura y lenguas originarias a través de la radio.

Esta iniciativa está a cargo de Leyla Noriega Zegarra, Periodista UFRO, Magíster en Ciencias de la Comunicación UTA, con experiencia en radio, Derechos Humanos y Pueblos Indígenas. Integrante de la Asociación Mundial de Radios Comunitarias AMARC Chile.

Este taller fue financiado por el Consejo Nacional de la Cultura y las Artes Arica y Parinacota, a través del Departamento de Pueblos Originarios.


Conozca los programas radiales “Qhantatina Arunakasa” y el taller de radio indígena en Arica en: https://radioindigenaarica.tumblr.com

sábado, 4 de noviembre de 2017

Consulta #constituyenteindigena: Pueblos no firman acuerdo con el gobierno de Chile



A través de la lectura de un acta de retiro, los representantes de los pueblos originarios dieron a conocer a la opinión pública que la asamblea no llegó a acuerdo con el gobierno sobre el proceso constituyente indígena.

Al finalizar la jornada realizada este 3 de noviembre en Santiago de Chile, la dirigencia indígena críticos al proceso declararon que: “los acuerdos en términos culturales y preexistencia no tienen sentido si no se logra acuerdo en temas relevantes, esto son: territorios ancestrales, consulta, plurinacionalidad, reconocimiento de naciones, consecuente con esto los pueblos originarios nos reservamos el derecho a recurrir a los tribunales de justicia en búsqueda de salvaguardar nuestros derechos”.

Agregaron que “los pueblos solicitaron en varios oportunidad llegar acuerdo con el gobierno, pero no fue posible por la intransigencia de los representantes del Estado”.

Representatividad
Uno de los aspectos cuestionados fue la representatividad con la que se llegó al acuerdo: “También se acuerda dejar sin efecto el acta anterior presentada por el gobierno el día 21 de octubre de 2017, ya que solo el 26 por ciento de la asamblea firmó esa acta, es decir, solo 38 delegados de 145, sin la presencia del pueblo yagan, kawésqar, quechua”.

Rango constitucional
Asimismo, de manera enfática las y los dirigentes expresaron que, en la asamblea, “los pueblos solicitaron subir en rango Constitucional del Convenio 169 de la OIT en su integridad y la Declaración de Naciones Unidas para los Pueblos Indígenas, además de la plurinacionalidad. Los antecedentes entregados fueron políticos, jurídicos, históricos, en función al marco jurídico internacional”.

Finalmente expresaron que “como pueblos originarios pensamos que el Estado y el gobierno han perdido una gran oportunidad de haber generado un acuerdo histórico con las naciones originarios de estos territorios, lo anterior hubiera sido la posibilidad de terminar con años de injustica, pero este gobierno nos e atrevió hacerlo. El gobierno dijo delante toda la asamblea: que termina el dialogo porque no podía darnos nada más”.

Cuestionamientos
El proceso constituyente no solo fue cuestionado por sus materias de fondo, sino que también en la forma en que se llevó a cabo el proceso, participación y representatividad.

Tal es el caso de Arica y Parinacota, que enviaron ministro de Desarrollo Social un pronunciamiento donde solicitaban ampliar la representatividad de la Región “para garantizar la voluntad expresada por las organizaciones de Putre y de Arica que en el diálogo nacional fueron excluidas”, sin embargo, al no obtener respuesta, el pueblo aymara se suma al rechazo acordado por los pueblos, ya que en la jornada de este 3 de noviembre no participaron representantes territoriales y electos quienes fueron garantes de la propuesta consensuada. 

En Iquique, llegaron hasta el frontis de la Intendencia regional de Tarapacá, donde declararon públicamente su rechazo al proceso impulsado por el gobierno. “Denunciamos que este proceso estuvo viciado desde su inicio, ya que el Estado no garantizó a nuestros pueblos asesoría de confianza desde el comienzo de la consulta, no respetó los tiempos necesarios para desarrollar cada etapa y obstaculizó constantemente el diálogo, al imponer tiempos, metodología, procedimientos, recursos, etcétera, inapropiados y de forma unilateral. En Resumen, el Estado de Chile no ha garantizado las condiciones mínimas para que nuestros pueblos puedan incidir realmente en esta medida”.


También manifestaron “la total falta de difusión y convocatoria a este proceso, ya que el Estado ha generado una deficiente participación, con la finalidad de que acudieran principalmente aquellas personas invitadas a dedo, a quienes se les puede llamar alinea}dos(as) políticos(as), operadores(as) políticos(as), o simplemente utilizados(as) políticamente, con la finalidad de asegurar que la consulta culminara a satisfacción del Estado, pero en contra de los derechos de nuestros pueblos originarios”.



foto: facebook jacqueline Arica

Por Leyla Noriega
periodista

miércoles, 25 de octubre de 2017

Arica: Con pasacalle y velatón Socoroma demanda al gobierno que revoque entrega de 9 mil hectáreas al Ejército


Desde la precordillera de Arica y Parinacota llegaron al centro de Arica las hijas e hijos de Socoroma para demandar al gobierno que revoque el Decreto Exento № 215 del Ministerio de Bienes Nacionales, que destina un “inmueble fiscal” de casi 9 mil hectáreas ubicadas en el territorio ancestral indígena para la “instrucción y entrenamiento de la VI División del Ejército”.


Acompañados de banderas negras, lakitas y ciudadanía solidaria a la defensa del territorio indígena, las y los socoromeños sumaron alrededor de un centenar de personas que participaron en un pasacalle que finalizó con una velatón, con el propósito de sensibilizar a la comunidad regional y emplazar al gobierno para que el Ministerio de Bienes Nacionales revoque el acto administrativo que los despoja de parte de su territorio y que se adopten todas las medidas necesarias, con la participación de las comunidades aymara, para prevenir que situaciones similares a las descritas vuelvan a ocurrir.

Acciones
Cabe destacar que la mancomunidad de Socoroma tras reunirse con el seremi de Bienes Nacional, tuvo citas con autoridades comunales y congresistas. Además, enviaron una carta a la Ministra de Bienes Nacional Nivia Palma donde expresan su preocupación por la entrega de casi 9 mil hectáreas donde hay vestigios arqueológicos y flora y fauna nativa, que eventualmente se vería afectada por las prácticas militares en zona fronteriza norte.

Recolección de firmas
Junto con las acciones con las autoridades, también buscan sensibilizar a la ciudadanía, es por ello que a las 11 horas de este jueves 26 de octubre inician el proceso de recolección de firmas para reunir apoyo ciudadano.
Y el lunes 30 de octubre a las 11 horas se convoca a una nueva marcha que partirá en avenida Santa María con Diego Portales, Arica.

Por Leyla Noriega
periodista 

lunes, 23 de octubre de 2017

Comunidad de Socoroma protestó pacíficamente en demanda de la revocación de la entrega de 9 mil hectáreas al Ejército


Con el fin de visibilizar su demanda al gobierno de Chile para que revoque el Decreto Exento № 215 del Ministerio de Bienes Nacionales, que destina un “inmueble fiscal” de casi 9 mil hectáreas ubicadas en el territorio ancestral para la “instrucción y entrenamiento de la VI División del Ejército”, la comunidad de Socoroma se manifestó pacíficamente desde el Mirador de Copaquilla hasta la entrada pampa Campanane.

Desde muy temprano, el 21 de octubre, comuneras y comuneros de Socoroma se trasladaron hasta el mirador de Copaquilla ubicado a aproximadamente 100 kilómetros de Arica, con carteles y banderas negras en sus manos, mujeres, adultos mayores, familias y personas solidarias, protestaron en la ruta internacional 11Ch.

Rodeados de Carabineros, por casi una hora las personas caminaron hasta el territorio que el gobierno de Chile, a través del Ministerio de Bienes Nacionales entregó en julio del 2017 al Ejercito de Chile dos lotes ubicados en pampa Campanane, comuna de Arica: uno de 5704,16 hectáreas y el segundo de algo más de 3007,20 hectáreas.

Dicha destinación se realizó en el marco del acuerdo denominado “Acta de Chena 4”, suscrito en octubre de 2016, entre los ministerios de Bienes Nacionales y Defensa, y el Ejército, donde las fuerzas armadas hacen traspaso de 168 mil hectáreas, entre los cuales hay sitios vinculados a la violación de los Derechos Humanos en dictadura, y a su vez, BB.NN. destina inmuebles fiscales al Ejército para cumplimiento de sus fines propios.

Defensa
"La comunidad de Socoroma rechaza la determinación unilateral del gobierno al otorgar tierras indígenas al Ejército. Lucharemos hasta las últimas consecuencias", dijo Irenia Marca, secretaria de la comunidad indígena aymara de Socoroma.

"Nuestra gente es respetuosa y queremos que se nos respete del mismo modo no politizando nuestro movimiento", agregó la dirigente territorial.

Territorio
A través de un comunicado público dado a conocer a través de las redes sociales y medios de comunicación, la comunidad expresó que “existe suficiente evidencia histórica, etnográfica y judicial que respalda la reivindicación de ese territorio por parte de la Comunidad, cuyos antecedentes jurídicos están presentes en los años 1750, 1772, 1787 y 1893”.

Agregan que “la Corporación Nacional de Desarrollo Indígena, a través de su Fondo de Tierras, desde 2015 inició un proceso para entregar a la Comunidad de Chucuruma certidumbre jurídica de la propiedad de la totalidad del territorio que históricamente ha poseído, en el que la comunidad ha participado activamente aportando todos los antecedentes documentales de que dispone, así como la información sobre la usos y costumbres propias del pueblo aymara requerida para su demarcación”.

Explican que la Ley 19.253 dispone la acción conjunta entre el Ministerio de Bienes Nacionales y la Corporación Nacional de Desarrollo Indígena para regularizar la propiedad de las comunidades aymara, “por lo que resulta incomprensible que ambos órganos del Estado en un mismo período no hayan establecido las coordinaciones necesarias para resguardar los derechos territoriales de la comunidad”.

Consulta indígena
En la declaración pública,  argumentan que “el acto administrativo a través del cual se decreta la destinación, por afectar de manera directa los intereses de una comunidad indígena, no solo debía ser sometido a consulta previa según las disposiciones del Convenio 169 de la OIT sobre derechos de los pueblos indígenas y tribales en países independiente, ratificado por Chile en 2008, sino que debía contar con el consentimiento libre, pleno e informado de la comunidad, tal como dispone el Artículo 30 de la Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas”.

“Parece un contrasentido que, al mismo tiempo que el gobierno de la presidenta Michelle Bachelet implementa un proceso de Consulta Constituyente Indígena para definir un nuevo marco institucional de la relación entre Estado de Chile y los pueblos originarios, el Ministerio de Bienes Nacionales adopte medidas que conculcan nuestros derechos sobre las tierras y territorios que históricamente hemos poseído, pues son éstos la base de nuestra existencia y de nuestra cultura”, añaden las y los socoromeños.

Finalmente declaran que el pueblo aymara es amante de la paz “y aspiramos a vivir en armonía y equilibrio con la Pachamama, los mallku, uywiris y achachilas, bajo los principios del Suma Qamaña, por lo que no podemos aceptar que nuestros territorios continúen siendo entregados a instituciones militares, incluso con fines de instrucción”.

Por lo que la Comunidad Aymara de Socoroma demanda que el Ministerio de Bienes Nacionales revoque el acto administrativo que los despoja de parte de su territorio y que se adopten todas las medidas necesarias, con la participación de las comunidades aymara, para prevenir que situaciones similares a las descritas vuelvan a ocurrir.

Velatón
Dentro de las acciones que la comunidad realiza, este 24 de octubre se realiza un pasacalle y velatón en Arica, desde las 18 horas en Patricio Lynch con 21 de mayo. La convocatoria es abierta.